Etiquetas

, , , ,

Empiezo diciendo que esta serie, basada en la novela homónima de Neil Gaiman, tiene un estilo narrativo de lo más extraño que he visto. Extraño y, me temo, confuso, ya que si comenzáis a ver la serie sin tener ni la más remota idea acerca del argumento, cuesta entender qué es lo que están contando.

Pero vamos a suponer que sí, que ya hemos escuchado algo sobre ella. O que estamos dispuestos a correr el riesgo, y solo nos falta un empujón que nos anime a ponernos a verla. Voy a intentar, si no dar ese empujón, al menos hablaros del inicio de la serie y de por qué (o por qué no) decidir darle una oportunidad.

Eso sí, ya os aviso de algún posible spoiler de los primeros dos capítulos, aunque los dejaré en el mínimo posible.

Sombra Moon es un recluso que está a punto de terminar su condena. No es un muy mal tipo, a pesar de encontrarse en prisión por un delito que sí cometió. Vamos, que tampoco es que sea un santo, pero nos podemos creer que su reinserción en la sociedad no resultará muy traumática.

Sin embargo, los planes de Sombra se trastocarán tras una malísima noticia, que luego se volverá aún peor, y terminará por aceptar la propuesta de trabajo del misterioso Señor Miércoles. A la vez, realidad y fantasía parecerán juntarse alrededor de él, y en su camino junto al Señor Miércoles conocerá a hombres y mujeres de extrañas costumbres cuya ayuda parece esencial para su nuevo empleador.

Al principio he hablado de la confusa y extraña manera en que está narrada la historia, y es parte de esa curiosa narrativa las escenas con las que muchos capítulos comienzan: historias sobre deidades vikingas, djinns, balanzas donde el corazón debe pesar menos que una pluma…

Para resumir y concretar, nos encontramos ante una de esas historias en las que el protagonista debe poco a poco asumir que todo lo que siempre ha creído ocultaba un mundo secreto detrás. Pueden venirnos a la cabeza éxitos juveniles como Harry Potter o Percy Jackson (por no hablar de Alicia en el País de las Maravillas), y quizá no iríamos desencaminados, aunque claramente el estilo y el tono de American Gods son mucho más adultos.

Difícil concretar a quién podría gustarle esta serie… Admito que a mí sí me está enganchando (a fecha de hoy solo me faltan dos capítulos por ver de la primera temporada, cuyo capítulo final se emitirá el próximo lunes 19 de junio a través de Amazon Prime Video), lo que solo os servirá si ya coincidís en gustos conmigo. Aun así, os recomiendo darle una oportunidad (de, al menos, tres capítulos) y ver si os gusta o no. Y ya, aprovechando, podéis comentar por aquí que os ha parecido, si os ha gustado (y por qué) o si no la soportáis (y por qué, también).

Anuncios