Etiquetas

, , , ,

Tratándose de una de las cuatro obras más representadas en España, es probable que ya conozcáis La venganza de Don Mendo. Pero, si como me pasó a mí, no habéis llegado a ver una representación, por aquí os dejo mi impresión sobre la misma.

En primer lugar es importante decir que esta obra, creada por Pedro Muñoz Seca y estrenada en 1918,  busca la risa a toda costa. Para ello se vale de cualquier medio posible, desde declamaciones anacrónicas hasta actuaciones esperpénticas (en el buen sentido de la palabra). La historia en sí bien podía ser la base de una tragedia shakespeariana, ya que comienza con el romance prohibido entre la ambiciosa Magdalena y Don Mendo, un noble con pocos posibles, pero mucho honor. Cuando Don Nuño, el padre de Magdalena, promete su mano al rico Don Pere de Toro, esta no duda en abandonar al pobre Don Mendo quien, impelido por su honor, acaba siendo encarcelado cuando le encuentran en los aposentos de la joven.

Sin embargo, las ilusiones de Don Mendo se van esfumando cuando averigua cómo es realmente el objeto de su amor: codiciosa, embustera y dispuesta no solo a dejarle morir en una celda, sino incluso a hacer que lo empareden. Don Mendo jura vengarse de la malvada mujer, y estará dispuesto a hacer cualquier cosa para lograrlo.

Como digo, el argumento no parece cómico en un primer momento. Sin embargo, las situaciones, los versos, las actuaciones y el desenlace de esta historia consiguen, como mínimo, hacer soltar unas cuantas carcajadas a lo largo de los cuatro actos que llevarán hasta La venganza de Don Mendo.

Desde luego, una obra más que recomendable para pasar un par de horas muy divertidas y que, si estáis en Madrid, podéis ver en el Teatro Fernán Gómez. Un amplio elenco, encabezado por Ángel Ruiz y Cristina Goyanes, al que podréis ver actuar hasta el próximo día 2 de octubre. ¡No os lo penséis más, que se acaba el tiempo!

Anuncios