Entre todas mis novelas, quizá la que más gente puede conocer es Los crímenes del ajedrez, principalmente por llevar más tiempo publicada, y por la inmensa cantidad de reseñas que ha llegado a tener. Desde luego, y lo llevo diciendo mucho, este libro ha sido el buque insignia de mis publicaciones; el que ha encabezado mi entrada en el mundo literario.

Y, ahora, después de un cierto tiempo y de algunos miles de lectores (sobre todo en digital, aunque en papel también se ha distribuido bastante), he recibido una noticia de los más inesperada. Inesperada porque Los crímenes del ajedrez no es una historia recién salida del horno, sino que tiene un recorrido de cuatro años. Espasa Calpe (a través de Ediciones Tagus, el sello digital del Grupo Planeta que distribuye en Casa del Libro y en El Corte Inglés, entre otros lugares), me ha ofrecido editar esta novela.

La propuesta me interesó desde el principio. ¿Cómo no iba a ser así? Contar con el respaldo de un sello editorial potente iba a suponer que más lectores llegasen a conocer su existencia. Con suerte, hasta lo leerían. Y, ya extremando las cosas, igual hasta disfrutaban de esta lectura. También suponía que este libro, este buque insignia de mis publicaciones, ya no sería algo “mío, solo mío, mi tesoro”, así que era una decisión que debía meditar.

Crimenes-ajedrez.jpgLa conclusión fue muy sencilla, después de hablar con Enrique Laso (El rumor de los muertos, Los crímenes azules), y escuchar cómo ha sido y está siendo su experiencia con ellos. Tras una breve conversación, me quedó claro que esto iba a ser un paso adelante, tanto para mí como para la novela. No tardé en firmar el contrato y en ponerme, junto a Mª Luz Ruiz (responsable de Marketing Digital en Casa del Libro), a darle un buen lavado de cara al libro. Porque sí, en su momento contraté a una correctora para que el resultado fuera el mejor posible, pero tanto la portada como la maquetación la hice yo… Y, para qué engañarnos, pues no soy un experto en ninguna de las dos cosas. Yo creo que el resultado, en aquel momento, fue adecuado. Ahora, eso no sería suficiente; tenía que ser excelente. ¿Logrado? En mi opinión, sí. Sin duda.

De modo que empiezo una nueva andadura, que seguro tendrá momentos mejores y peores. Así es la vida, después de todo. En cualquier caso, la comienzo con muchísima ilusión, así que, ¿qué más se puede pedir?

 

(Nota: Aquí dejo el enlace a la novela en Casa del Libro, por si queréis echar un vistazo – http://www.casadellibro.com/ebook-los-crimenes-del-ajedrez-ebook/9788416508303/4722230)

Anuncios