Etiquetas

, , ,

He de empezar diciendo que aún no he leído el libro de Juan de Dios Garduño en el que está basada esta película (es probable que lo haga), así que esta opinión se refiere exclusivamente a la película Extinction, de Miguel Ángel Vivas, y no a la novela Y pese a todo.

También adelanto que mis comentarios contendrán algún que otro spoiler. Intentaré que sean los menos posibles.

Por último, aclarar que no soy crítico ni nada similar; tan solo un espectador como miles de otros (bastantes miles, porque esta película ha tenido una taquilla buena durante el fin de semana de su estreno), con una opinión que algunos compartirán y otros no.

ExtinctionDicho esto, mi impresión general al terminar de verla fue “sin zombis, hubiese ganado mucho”.

Porque sí; porque como película postapocalíptica me parece muy buena. Esa relación entre vecinos —entre quienes podrían ser los últimos seres vivos del planeta—, tan insana, me parece un argumento más que suficiente para pasar dos horas muy entretenidas. En algunos momentos atisbé incluso destellos de The road, con eso digo todo.

Luego aparecen los zombis evolucionados, y la cosa no pinta nada bien. Y no me refiero para los protagonistas, que también, sino en cuanto al desarrollo de la película. La tensión entre vecinos, que sigue patente, se diluye ante la tensión por la amenaza zombi. Y ante las diversas decisiones absurdas que van tomando todos.

En The Walking Dead, por ejemplo, capturar y mantener “con vida” a los zombis tiene sentido. Aquí, me temo, no. Es cuando uno se empieza a dar cuenta de que uno de los vecinos está medio loco, y el otro es medio tonto. O puedo ser yo, que no haya pillado algo, pero en la última parte de la película entran ganas de que se los coman a todos.

Extinction-sótano

“Sí, encierra a la niña en un sótano oscuro durante un ataque zombi; es probablemente el lugar más seguro…”

Bueno, venga, vale, no seré malo. La niña es, con bastante diferencia, la más lista de la casa. Y la mujer cuyo nombre nadie llega a preguntar, interpretada por Clara Lago, también merece salvarse. Pero no, definitivamente los dos hombres tienen más peligro que la Antorcha Humana en un polvorín.

No seré yo quien esté en contra de las personalidades muy exageradas, aunque en este caso el problema está en que el aprecio y la comprensión que sentía al principio de la película por esos dos personajes masculinos, iba bajando a marchas agigantadas según pasaban los minutos.

Concluyo diciendo que no me pareció una mala película, pero que se queda a caballo entre una peli Z y una de supervivencia postapocalíptica, sin llegar a asentarse en ninguna de las dos orillas. No defraudará a los amantes de estos géneros, si bien es probable que tampoco sea la mejor película que hayan visto en estas temáticas.

Anuncios