Opinión de la película “Death Proof”

Etiquetas

, , , ,


A estas alturas, poca gente no ha visto alguna película de Quentin Tarantino. El director y guionista (y productor y actor) estadounidense no suele dejar indiferente con sus obras: o gustan mucho o no gustan nada. Dentro de su filmografía encontramos diversos géneros con muchos homenajes a películas clásicas, y una gran cantidad de humor negro.

Así que, cuando vi que Death Proof estaba ya disponible en Netflix, me la apunté en la lista de pendientes y no tarde mucho en ponérmela. Había oído hablar de ella, pero lo cierto es que no sabía ni de qué iba exactamente.

DPOs cuento: Kurt Russell es un especialista en cine de acción, realizando como doble las escenas de riesgo. Ese es su trabajo, pero tiene también una afición fuera del mundo artístico en la que está involucrado su coche “a prueba de muerte”. No quiero desvelar mucho, aunque sabiendo que hablamos de Tarantino…, pues tampoco nos vamos a sorprender mucho de por dónde van los tiros.

La historia no está mal, esa es la verdad. Hay momentos de tensión muy bien realizados y chascarrillos Tarantinianos que hacen pasar buenos ratos. ¿Es, entonces, una buena película?

Por desgracia, no. Ojo, en mi opinión lo que falla no es la parte técnica, ni tampoco la artística; el problema es más conceptual. Tarantino hubiera podido hacer un cortometraje excelente con los elementos que tenía, pero ni la historia ni la forma de narrarla me han parecido adecuadas para un largo. Curiosamente, estas cosas suelen verse al contrario en el cine: cortometrajes que deberían ser películas completas, con historias de veinte minutos basadas en recortar elementos importantes de la trama. No, no funcionan bien. Y tampoco funciona el alargar a dos horas algo que podría contarse en media. Un tirón de orejas, Quentin.

Aun así, si sois fans del cine de Tarantino u os gustan (mucho) los clásicos de acción de los ochenta, os recomiendo darle una oportunidad a Death Proof. Al menos pasaréis un buen rato.

Anuncios

Opinión de la serie “American Gods”

Etiquetas

, , , ,


Empiezo diciendo que esta serie, basada en la novela homónima de Neil Gaiman, tiene un estilo narrativo de lo más extraño que he visto. Extraño y, me temo, confuso, ya que si comenzáis a ver la serie sin tener ni la más remota idea acerca del argumento, cuesta entender qué es lo que están contando.

Pero vamos a suponer que sí, que ya hemos escuchado algo sobre ella. O que estamos dispuestos a correr el riesgo, y solo nos falta un empujón que nos anime a ponernos a verla. Voy a intentar, si no dar ese empujón, al menos hablaros del inicio de la serie y de por qué (o por qué no) decidir darle una oportunidad.

Eso sí, ya os aviso de algún posible spoiler de los primeros dos capítulos, aunque los dejaré en el mínimo posible.

Sombra Moon es un recluso que está a punto de terminar su condena. No es un muy mal tipo, a pesar de encontrarse en prisión por un delito que sí cometió. Vamos, que tampoco es que sea un santo, pero nos podemos creer que su reinserción en la sociedad no resultará muy traumática.

Sin embargo, los planes de Sombra se trastocarán tras una malísima noticia, que luego se volverá aún peor, y terminará por aceptar la propuesta de trabajo del misterioso Señor Miércoles. A la vez, realidad y fantasía parecerán juntarse alrededor de él, y en su camino junto al Señor Miércoles conocerá a hombres y mujeres de extrañas costumbres cuya ayuda parece esencial para su nuevo empleador.

Al principio he hablado de la confusa y extraña manera en que está narrada la historia, y es parte de esa curiosa narrativa las escenas con las que muchos capítulos comienzan: historias sobre deidades vikingas, djinns, balanzas donde el corazón debe pesar menos que una pluma…

Para resumir y concretar, nos encontramos ante una de esas historias en las que el protagonista debe poco a poco asumir que todo lo que siempre ha creído ocultaba un mundo secreto detrás. Pueden venirnos a la cabeza éxitos juveniles como Harry Potter o Percy Jackson (por no hablar de Alicia en el País de las Maravillas), y quizá no iríamos desencaminados, aunque claramente el estilo y el tono de American Gods son mucho más adultos.

Difícil concretar a quién podría gustarle esta serie… Admito que a mí sí me está enganchando (a fecha de hoy solo me faltan dos capítulos por ver de la primera temporada, cuyo capítulo final se emitirá el próximo lunes 19 de junio a través de Amazon Prime Video), lo que solo os servirá si ya coincidís en gustos conmigo. Aun así, os recomiendo darle una oportunidad (de, al menos, tres capítulos) y ver si os gusta o no. Y ya, aprovechando, podéis comentar por aquí que os ha parecido, si os ha gustado (y por qué) o si no la soportáis (y por qué, también).

Más cine, por favor

Etiquetas

, , , ,


Lo sé, estoy desconectado de esta página desde hace… uf, casi mejor ni mirarlo. ¿Tengo excusa? Bueno, no, pero sí que me he estado metiendo en bastantes follones, y uno no da más de sí, qué le vamos a hacer.

Ya hablé hace unos meses de Fe, cortometraje dirigido y guionizado por Juan de Dios Garduño, y protagonizado entro otros por Eva Isanta, Víctor Clavijo y Jorge Cabrera. Hace no mucho, Garduño me propuso coguionizar un nuevo corto. Por supuesto, dije que sí sin pensarlo dos veces. Dentro de no mucho ya os informaré de Lobisome, que también se ha financiado con éxito usando la misma plataforma de crowdfunding que se usó con Fe, Verkami.

El caso es que nunca, jamás, había pensando en escribir un guión. Desde mi total desconocimiento, un guión se me antojaba tan aterrador o más que cualquier criatura mitológica de esas que tenían medio cuerpo de tal y el otro medio de pascual. Ojo, no quiero decir tampoco que escribir un guión sea una chorrada, como tampoco lo es escribir un relato o una novela, pero los únicos obstáculos a salvar (para comenzar con uno) es aprender la forma y tener algo que contar.

Igual diréis “¡Eh! ¡Pero escribir un par de guiones tampoco es para desaparecer del mapa!”. Vale, tenéis razón, pero tened también en cuenta que hace más o menos un mes comenzaron las diversas Ferias del Libro, y también he estado en alguna.

Ya, ya; sigue siendo inexcusable. ¿Y si os digo que también he dirigido un corto? Pues sí, en contra del más básico sentido común y con una falta absoluta de vergüenza, me he lanzado directamente a la dirección de uno de mis guiones, basado en uno de mis propios relatos: Una obra maestra. Y encima también he sido el operador de cámara, el de sonido, el editor… Vamos, lo que viene siendo un “completo”. Me ha faltado protagonizarlo yo. En fin, ¿ahora ya me disculpáis aunque sea un poco?

Si queréis echarle un vistazo y bombardearme a críticas o halagos, aquí os dejo el enlace donde se encuentra ahora mismo, tras haber sido seleccionado en el Festival Internacional de Cine Independiente de Elche, dentro de la sección Ópera Prima: http://www.festivalcineelx.es/Ficha.aspx?id=3c518abf-f52e-4b13-9a36-b740c8c41036

(También se puede votar y opinar por allí, si es que os animáis a registraros. Si no, lo que os agradecería es cualquier comentario por aquí, sea bueno o malo. Si es constructivo, mejor que mejor).

Aquí os dejo el cutre-póster (qué le vamos a hacer, lo de crear pósters no es lo mío) del cortometraje.

POSTER_UnaObraMaestra_01

Opinión de la película “The Interview”

Etiquetas

, ,


Quizá fue por todo el jaleo que se montó previo al estreno de esta película (politiqueos varios o tal vez un poco de marketing errado), pero The Interview no tuvo una buena acogida, hablando siempre a nivel de críticas. ¿Merece la pena ver la película?

CartelTeaser ExclusivaExplosivaComo todas, la respuesta a la anterior pregunta depende mucho de los gustos personales. Si buscáis un largometraje con profundidad, crítica sociopolítica y alejada de estereotipos, mejor ignorad este título. Ahora bien, si las películas como Resacón en Las Vegas os parecen entretenidas, ya estáis tardando en darle un visionado a The Interview (que recientemente ha sido añadida al catálogo de Netflix España, por cierto).

Dave Skylark (James Franco) presenta un programa de entrevistas centrado en el morbo (muy al estilo del Sálvame Deluxe, para que os hagáis una idea), acompañado desde hace una década por Aaron Rapoport (Seth Rogen), el productor de dicho programa. Cuando este último, cansado de hacer telebasura, descubre que el líder de Corea del Norte es fan de su programa, intenta organizar una entrevista con él para poder así acercarse a un periodismo más serio.

Aunque parece que la suerte sonríe a Aaron, pronto ambos amigos se encontrarán metidos en un tremendo lío, ya que la CIA contacta con ellos y les pide un pequeño favor: asesinar a Kim Jong-Un cuando se reúnan con él.

Ya digo que nos encontramos ante una comedia sin profundidad (aunque intente, sin éxito, serlo en ocasiones), y hay que tenerlo en cuenta si queremos disfrutar de las casi dos horas de duración del largometraje. Salvo en momento puntuales, la película es muy fluida, y las actuaciones son correctas (el personaje de James Franco recuerda hasta cierto punto a los clásicos papeles cómicos de Jim Carrey).

Recomendada para echarse unas risas.