Etiquetas

, , , , ,

Sí, en esta ocasión hablaré de la recién finalizada Semana Negra de Gijón, pero no solamente de ella; también os contaré todas mis peripecias a lo largo de la pasada semana. Igual os preguntaréis que si esto puede ser interesante. La verdad, ni idea; tendréis que leer para descubrirlo 😉

Comenzaré hablando del martes 8 de julio, el día de la primera presentación de mi última novela, August. Pecado mortal. Una novela breve, como es habitual en mí, que fue finalista en el III Premio Oscar Wilde de Novela Breve, y que ha sido publicada por M. A. R.

WP_20140708_20_35_02_ProDe esta forma, como digo, el martes por la tarde comenzó la presentación en el Café Comercial de Madrid, acompañado sobre todo de amigos y conocidos. Junto a mí, en el escenario, se encontraban el editor, Miguel Ángel de Rus, y mi colega José G. Cordonié, que habló también de 26 [veintiséis]. A mí me suelen parecer entretenidas las presentaciones literarias (en general), y creo que esa lo fue, y bastante. Claro que a ello contribuyó en gran parte la actuación musical de Lara Morello que, a pesar de ser avisada con un escasísimo margen de tiempo, no tuvo ningún problema en acercarse y tocar un par de temas muy apropiados para acompañar a esta novela y en especial a su peculiar protagonista.

Gracias al buen hacer de la gente del Café Comercial, también pudo proyectarse el tráiler de August, que a pesar de ser corto causó una buena impresión.

Así terminó la tarde, bastante bien; pero esto es solo el inicio de una semana en la que me iba a tocar no parar casi ni un momento (así dicho parece que me quejo, pero no).

El miércoles por la mañana, que fue mi cumpleaños (cuatro décadas que me caen encima), tuvimos la presentación a los medios en el Café El Espejo. Tras terminar, el editor me llevó a la sede de Conocer al Autor para grabar unos vídeos y dejar mis datos allí. Vamos, lo que es una mañana enormemente productiva.

Nos despedimos quedando para la mañana siguiente, porque la siguiente parada iba a ser Zamora.

WP_20140710_18_40_07_ProEl jueves por la tarde, en la librería Didot, nos encontramos con el otro autor junto al que iba a presentar, Manuel A. Vidal. Por cierto, os recomiendo echar un vistazo a El curandero y otros relatos, incluso aunque no seáis aficionados a los libros de relatos, pues es más una recopilación de nouvelles y relatos, todos desarrollados en Zamora.

La gente de la librería había vaciado su escaparate para hacernos hueco a Manuel y a mí, junto a una pantalla que mostraba nuestros libros y la fecha de la presentación. Cosas como estas hacen mucha ilusión, y quiero darles las gracias nuevamente desde aquí.

WP_20140711_11_31_11_ProDespués de una deliciosa cena y una noche de descanso, partimos rumbo a Gijón. Nuestra presentación en la Semana Negra sería el sábado, pero llegar el día antes daba la oportunidad de asistir a charlas de más colegas, así como poder hacer un poco de turismo por la ciudad. Aunque dimos algunas vueltas de más, no tardamos en encontrar la ubicación del evento.

Admito que pensaba que la Semana Negra consistiría en unas cuantas casetas de librerías y algunas carpas para los eventos. Y sí, esas cosas las tenía; pero también había decenas de puestos de comida y bebida, y diversas atracciones (noria incluida). De primeras me sorprendió bastante, aunque lo cierto es que resulta incluso más entretenido asistir habiendo tanta diversidad. Para el próximo año (hable o no), no me la pierdo.

Como he dicho, el sábado teníamos la presentación de nuestros libros. ¿Quiénes? Pues nos juntamos unos cuantos autores de la editorial: José G. Cordonié, Manuel A. Vidal, el propio Miguel Ángel de Rus (que, como buen editor, también es escritor) y yo mismo, presentados por Pedro Antonio Curto. A pesar de no contar con trailers ni espectáculos musicales, esta presentación tuvo también bastante aceptación, lo que se tradujo en unas cuantas firmas, tanto en la carpa como en el stand de la Librería Central, donde estuvimos después de que se cerrara la carpa, ya que el nuestro era el último acto que se haría en ella.

La Semana Negra también fue una oportunidad de volver a ver a algún compañero, como Alberto González Ortiz, y de conocer en persona a otros, como Carlos Salem, Eduardo Vaquerizo, Montserrat Suáñez, Ana Zarzuelo o Luis García Montero. Y eso sin contar el buen comer y beber que hay en tierras asturianas. Vamos, era una cita ineludible.

WP_20140712_12_01_47_ProFinalmente, llegó el domingo. Tras una accidentada clausura (ya que se incendió uno de los autobuses que debían llevar a los escritores a comer, sin causar daños personales, por suerte), tocaba ir diciendo adiós a Gijón. O, más bien, hasta la próxima.

Y esta ha sido mi semana. Si la narración resulta entretenida o no, tendréis que juzgarlo vosotros. Sin embargo, sentía la necesidad de que estos días vividos perdurasen, y qué mejor forma que escribir esta pequeña entrada.

¡Saludos!

Anuncios