Hace un par de meses ya reseñé otra novela de Ricardo Muñoz Fajardo, La ley de la gravedad. En esta ocasión le toca el turno a El solsticio de invierno, un libro que nos sumerge en 1973.
A lo largo de sus páginas, y siguiendo los movimientos de miembros de la Brigada Provincial de Policía de Madrid y de otros pertenecientes a la Brigada Político-Social, el autor hace que recorramos el Madrid de principios de los setenta, a la par que seguimos también la investigación de un truculento asesinato.
La trama del crimen se entremezcla, de forma amena, con el resto de acontecimientos que van acaeciendo: desde la huelga ilegal que se produce en una fábrica, a principios de octubre, hasta el mismo asesinato de Carrero Blanco, en diciembre. No faltan útiles notas al pie en unas cuantas páginas, poniendo al lector en antecedentes sobre sucesos u organizaciones que van apareciendo durante la historia.
Mi conclusión es, pues, la misma que tras la lectura de La ley de la gravedad: hay que estar atentos a las novelas de Muñoz Fajardo, porque su calidad no disminuye. Si disfrutasteis con la anterior, esta no os defraudará.
Anuncios